Get Adobe Flash player
El Tiempo
El tiempo en Los Alamos
14°
Domingo 13° 
Lunes 14° 
tiempo.com  +info
Visita en los Alamos
e c b a

panEn Los Álamos por muchos años existía un pan amasado cocido en horno de ladrillo muy tradicional que poco a poco se va terminando, he aquí una breve historia.

No recuerdo que edad tenia, pero era niña aún, cuando un día llegó mi padre con una bolsa de rico pan calentito a deleitarnos el desayuno, era diferente a ese que todos conocemos y que compramos en panaderías o supermercados.

Este tenía un sabor y color diferente, el sabor es algo no fácil de explicar, crujiente, con olor agradable que invitaba al cafecito a cualquier hora, lo hacía diferente al de panadería, a pesar que este también es del agrado de todos.

Mi padre lo prefería y por eso algunas veces llegaba con este sabroso pan con un color café y una leve marca más clara encima.

Al cabo de un tiempo se transformó en nuestro pan favorito.

Era cocido en horno de ladrillo, tal vez eso hacía la diferencia, es lo que ahora sé, porque cuando era niña no me daba cuenta, total las cosas estaban al alcance de la mano y listo, nada tiene la importancia que con los años le vamos dando a las cosas, vemos a nuestra abuelita amasando el pan diario que no podía faltar … oohhh… esos años que no puedes encerrar para que no se vayan… cuanto les costaría mantener esa panera llena… sobre todo, cuando las familias en el pasado, eran tan numerosas… es para meditarlo o No?

Pasaron los años…. ya crecida, con una hermosa familia formada, por un marido perfecto y dos hijitos bellos, amorosos e inteligentes, se repite la historia.

Si, porque esta vez, fue de nuevo el padre de estos dos niños quien hizo lo mismo que mi padre.

Claro porque un día trajo a casa unos cuantos panecitos cafés, crujientes y sabrosos que inmediatamente ejercieron el mismo efecto que en mi niñez, pues a ellos también les parecieron apetitosos y llenó sus gustos.

Luego de pasados unos días Diego pregunta al papá… ¿Papi y por qué no traes ese pan del otro día”?. –

¿Cual pan “papito”? – pregunta su padre… -Ese que era duuuro…¡ dice Diego ¡

Aaahhh!, el pan “Molina”… te gustó…? -¡Si .. si papá…¡ a mí también ! – contesta Patricio su hermano-

Así fue como nació para quedarse “bautizado” en casa por nuestros hijos, como el “Pan Duro”, ese ansiado y apetitoso pancito regordete que lo pedían siempre y que nunca más se identifico de otra manera, pasando a formar parte de nuestra vida familiar dominical.

Se trata de un pan especial… un famoso pan hecho por una alameña, quien durante años ha pasado a formar parte en la vida de muchos hogares, haciendo que esa reunión familiar sea muy placentera con solo degustar el exquisito pan calentito y crujiente, hecho por doña Lucinda González Molina, quien diariamente se levantaba muy temprano a preparar la fogata y dejar a punto ese horno de ladrillo, que le da un toque especial a todo lo que entra allí.

Doña Lucinda siguió la tradición familiar -su madre en los años 40 abastecía a la familia Eyheramendy Larroulet- y pertenece a una de las sacrificadas y antiguas familias de Los Álamos que han dedicado su vida al trabajo de esfuerzo y a la mini empresa entregando con ello alegría al hogar de varios alameños,que fuimos previlegiados en degustar de un pan amasado hecho con mucho cariño.

Hasta… el 27 de Octubre recién pasado, que por una enfermedad, no ha podido retomar su batea y remojar la harina para que nuevamente podamos disfrutar de esos deliciosos panecillos. …según sus familiares muy cercanos, Lucinda no continuara con esta antigua tradición.

Muchas veces viajamos fuera de Los Alamos, Antofagasta, La Serena, Santiago, Valparaiso, Mendoza, Talca, Temuco, Pto Montt, Cohaique y este pan nos acompañaba y lo ofrecíamos con mucho orgullo a personas que conocíamos en cada lugar que visitábamos.

¡ Mejórese señora Lucinda… esperamos su recuperación !

Patricia Carrillo M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicaciones
Los Alamos Nuestro